PROGRAMA BARRIAL

COORDINEMOS Y UNIFIQUEMOS NUESTRAS LUCHAS!!!

El Plenario Obrero y Popular se solidariza activamente con  la  lucha  que  desde  hace más  de  un mes  vienen protagonizando  los  compañeros  del  Movimiento “Vecinos del Barrio Santa Rosa de Lima en lucha por el trabajo digno”. Destacamos el grado de unidad que van alcanzando con los trabajadores de varios gremios.
Los compañeros de la ciudad de Santa Fe nos muestran a todos el camino a seguir frente a la brutal política de hambre y miseria que aplica el gobierno de la Alianza, como  continuidad  de  la  misma  política  que  aplicó  el Partido Justicialista. Ellos ahora quieren llevar hasta el final lo que no pudo hacer el menemismo: avanzar con las privatizaciones, aprobar la ley de flexibilidad laboral, liquidar  la escuela y  la universidad pública y gratuita y garantizar a toda costa el pago de la deuda externa.
En  todos  estos  temas  los  gobernantes,  tanto  de  la Alianza  como  del  Partido  Justicialista,  enseguida se  ponen  de  acuerdo  cuando  se  trata  de  asegurar  la ganancia  de  los  grandes  empresarios  y  banqueros,  y cuando se  trata de reprimir y matar al Pueblo como  lo hicieron en Corrientes y antes con Teresa Rodríguez en Cutral Có, o cuando se trata de proteger y darle empleo a los asesinos de la dictadura; allí están todos juntos, en defensa de sus intereses.
Hoy  lo vemos apoyándose unos a otros para aprobar la  ley  de  flexibilidad  laboral  y  haciéndonos  el  verso de que así se va a generar empleo,  lo mismo hicieron para aprobar  la privatización de  la EPE y así seguirán haciendo para hambrearnos y reprimirnos.
Mientras tanto a nosotros, los desocupados, nos quieren conformar con Planes “Trabajar”, “Fortalecer” u otros; y a  los que aún  tenemos  trabajo nos pagan salarios de hambre haciéndonos trabajar 12 o 14 horas por día.
Mientras  tanto mantienen oculto que en estos años  la ganancia de  las grandes patronales aumentó un 56% mientras  que  los  salarios  cayeron  brutalmente  y  la productividad aumentó un 153%.
Por  eso,  cuando  nos  hablan  desde  los  partidos  de  la burguesía,  de  Caritas  y  otras  organizaciones  por  el estilo de “hay que luchar contra la pobreza” nosotros les decimos  “hay que  luchar contra  la  riqueza, contra esa enorme  acumulación  de  la  riqueza  en  pocas manos”.
Sólo así podremos terminar con la pobreza, porque no somos los pobres y los trabajadores los que inventamos la injusticia, son los ricos los que la imponen.
Nosotros  trabajamos,  ellos  se  enriquecen.  Nosotros enflaquecemos, ellos engordan. Ellos mandan y hacen la  ley,  nosotros  tenemos  que  cumplirla.  Ellos  son  los dueños de la policía, gendarmes y espías, nosotros los reprimidos. Y así en todo, ellos arriba, nosotros abajo.
Y encima, cuando a los grandes empresarios les parece, nos  amenazan  con  cerrar  las  fábricas  y  llevárselas  a Brasil. Váyanse Señores! pero la fábrica queda aquí en nuestras manos,  nosotros  no  los  necesitamos  a Uds. para hacerlas producir, por eso  insistimos con nuestra consigna “Fábrica que cierra, fábrica que es ocupada y puesta en marcha por los propios trabajadores”.
Eso  es  lo  que  hicieron  hace  3  años  los  compañeros de  “Papelera  Andino”  y  hoy  lo  están  haciendo  los compañeros  de  “Avícola  Lumbrera  y Prarissi”  en San Lorenzo.  Estas  experiencias  concretas  más  allá  de las  limitaciones  que  tangan  en  la  actual  correlación de  fuerzas,  siempre  superables,  muestran  que  los trabajadores, con lucha, con organización y conciencia, podemos defender nuestros derechos.
Así luchamos contra la desocupación.
Por eso tenemos que organizarnos y coordinar nuestras luchas,  tenemos  que  hacer  todos  los  esfuerzos necesarios  para  ir,  desde  estas  luchas,  construyendo una nueva dirección del movimiento obrero y popular.
No  podemos  poner  nuestras  luchas  en manos  de  los burócratas de la CGT, ni en los del MTA y la CTA porque ellos son corresponsables de nuestra situación. Y sino veamos  como  ya  están  transando  para  proteger  sus privilegios y negociando la reforma laboral, o como han traicionado  a  los  compañeros  correntinos  y  todos  los trabajadores  ocupados  y  desocupados  durante  todos estos años.
Por eso, le decimos a los compañeros que aún confían en esas organizaciones y dirigentes, a esos compañeros que  luchan  y  no  se  resignan,  a  sumar  fuerzas  para imponer una nueva dirección del movimiento obrero y popular que se debe expresar en la constitución de una nueva  central  de  los  trabajadores,  clasista,  solidaria con todos los trabajadores del mundo, sin burócratas ni traidores que colaboren con quienes nos hambrean.
Es  cuestión  de  tomar  la  lucha  en  nuestras  propias manos, de organizarnos. Porque no hay peor cosa que morir de rodillas. Vivir de limosnas es malo, arrastrarse mendigando es malo, pero mucho peor es resignarse a morir mendigando.
Y  a  esto  nos  quieren  conducir.  Los  funcionarios  del gobierno nos dicen que  lo que exigimos es  imposible.
Que  es  imposible  que  tengamos  trabajo  estable,  que nuestros hijos estudien, que podamos vivir dignamente. Nos  están  diciendo  que  nos  resignemos,  que  ellos gobiernan para otros!!.
Que los pobres seremos cada vez más y más pobres y los ricos menos y cada vez más ricos Así de clarito!!
Y  nos  “acusan”  de  que  politizamos  las  luchas.  Estos cínicos piensan que sólo ellos pueden hacer la política ¿acaso  nuestra  situación  no  es  consecuencia  de  la política que ellos llevan adelante?
Ellos suponen que los trabajadores y los desocupados sólo  servimos  para  votarlos,  para  aplaudirlos  y  luego resignarnos al asistencialismo, a la limosna, al hambre y  la miseria  ¡¡No señores, no nos van a apartar de la lucha política, nosotros desde abajo lucharemos por nuestra propia política!!
Por  eso  desde  hace  años  venimos  luchando  y organizándonos  por  aquellas  cosas  que  necesitamos, y  enfrentando  las  políticas  del  FMI,  del  imperialismo, los banqueros, los grandes empresarios y los gobiernos que los representan.

¿Para qué luchamos, qué necesitamos?

PRIMERO. Que acabe  la caridad y que empiece  la justicia. Queremos  trabajo,  y que  sea un  trabajo  con estabilidad,  con  esa  estabilidad  que  nos  quitaron  al hacer las leyes y decretos que permiten a las patronales echarnos como a perros y sin que  les cueste nada. Ya está visto que los “subsidios” y “planes” son salvavidas de plomo que tenemos que agarrar porque nos estamos ahogando,  pero  nos  hundimos  a  cada  rato.  Además sabemos que se usan para comprar gente como compran ganado. Junto  con  esto  nos  preguntamos  ¿hasta cuándo  tenemos  que  vivir  de  limosna,  dependiendo de un bolsón de  comida que ni  siquiera alcanza para todos; comiendo cuando ellos quieren y lo que quieren? ¿es que los pobres no tienen derecho a decidir en sus hogares de acuerdo a su gusto y necesidades? Porque mientras  esto  sucede,  resulta  que  quienes  nos hacen más  pobres  con  sus  políticas  son  los  que después  aparecen  haciéndose  los  buenos  como que nos matan el hambre.

SEGUNDO. Queremos un techo digno sobre nuestras cabezas y en un buen lugar. Porque no por ser pobres tenemos  que  asentarnos  en  basurales  o  terrenos inundables,  debajo  de  cuatro  cartones.  ¿Donde  esta escrito eso? Y si está escrito por ellos, habrá que pelear para borrarlo y poner lo que corresponda según nuestro derecho. Por eso nos oponemos a  la erradicación de las villas. Nos oponemos a que nos arrojen  fuera e  la ciudad  y  que  los  terrenos  que  hoy  ocupamos  sirvan para  hacer  negocios.  Queremos  viviendas  dignas  y amplias en los lugares donde ya vivimos, con luz, agua potable, transporte, pavimento, cerca de las escuelas y los centros de salud.

TERCERO. Queremos  los  servicios  básicos  gratis (agua,  luz,  gas)  para  todos  los  que  no  podamos pagarlos por bajo sueldo o desocupación. Que no nos vengan con  “medidores comunitarios” porque son un  verso  para  cobrarnos  a  todos  y  encima  para  que nos peleemos entre nosotros. Y la cosa está clara: las empresas  privadas,  esas malditas  imperialistas  como Aguas Provinciales  y Litoral Gas, persiguen a  todo el mundo y cortan servicios; y  las que el gobierno quiere privatizar  como  la  EPE,  ya  están  preparando  una campaña  de  persecución  de  “enganchados”  por  los barrios, cuando todos sabemos que son los empresarios más  grandes  los  que  trampean  y  deben millones  de pesos.  Para  esa  gente  somos  “clientes”  y  si  no  nos pueden  sacar  plata,  quedamos  afuera. Mucho menos
debemos aceptar eso de  “tarifas  sociales”, porque no hay tarifa social para el que no tiene nada o casi nada.

CUARTO. Queremos hospitales y dispensarios que funcionen sin cobrar “bonos”, ni “Contribuciones”, ni “Cooperadoras”. Que nos atiendan como debe ser:
Con más médicos, con más camas y con más farmacias.
Como debe ser sin esperas interminables.

QUINTO. Queremos escuelas con maestros que en lugar de andar corriendo la liebre, puedan dedicarse a nuestros chicos que tanto lo necesitan. Necesitamos becas para libros, para viajar, para que puedan vestirse y para comer, y teniendo estas cosas, que no son más que lo mínimo necesario, puedan aprender.

SEXTO.  Queremos  organizarnos  para  enfrentar  la represión y el buchonaje, porque estamos hartos de que mientras los gobiernos se afanan el país entero, a nosotros nos persiguen por el color,  la pilcha, el pelo, el  lugar donde vivimos. Hay que plantarse y empezar a  pararlos  nosotros  como  sea,  porque  ya  estamos podridos de tener que ir a llorar a unos Tribunales sordos y cómplices de  la cana. El gatillo es  “fácil” porque  les sale gratis y porque los jueces protegen a los asesinos de  uniforme  y  les  garantizan  impunidad.  ¿Cuántos pibes, cuántos hombres, cuántas mujeres han matado incluso  ahorcándolos  en  comisarias  y  no  hay  ningún condenado? Los pobres, cuando somos noticia salimos en la TV con una remera en la cabeza, esposados y si es posible muertos. ¿Hasta cuándo?

Y porque somos laburantes, para que todos podamos trabajar

-  No a la flexibilización laboral.
-  No al pago de la Deuda Externa.
-  Reducción de la jornada laboral a 4 horas sin bajar los salarios.
-  Supresión de  las horas extras y aumento de salarios para que nadie  tenga que prolongar el horario porque no alcanza.
-  Plan de Obras Públicas a nivel Nacional, Provincial y Municipal para dar trabajo a los desocupados.
-  Efectivización de todos los contratados, temporarios y “a prueba”.
-  Reparto de tierra entre los desocupados y campesinos pobres para formar cooperativas, con créditos, máquinas y semillas.
-  Libertad a todos los presos políticos, basta de persecución a los que luchan, desprocesamiento de los más de 2500 compañeros.
-  Por una nueva Central de Trabajadores y los sectores populares.

Por  todas  estas  cosas  “imposibles”  y  otras  que  seguramente Ud.  tendrá  en  su  cabeza,  le  invitamos  a  seguir luchando, a sumar más compañeros, a coordinar nuestros esfuerzos, porque estamos seguros que de esta manera lo “imposible” se convertirá en realidad.

Rosario, febrero de 2000.

PLENARIO OBRERO Y POPULAR
COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES
Por un plan de lucha nacional y provincial
Ocupemos las calles y las plazas ya!!!

 



Tagged: