1º DE MAYO MARTIRES DE CHICAGO ACTO PLAZA LÓPEZ ROSARIO

Informe Acto 1º de Mayo en Plaza López

El primero de mayo realizamos el acto en la histórica Plaza López de la ciudad de Rosario, donde un grupo de compañeros nos reunimos a homenajear a los Mártires de Chicago, obreros caídos en la lucha anticapitalista, y a denunciar la situación actual de los trabajadores en nuestro país.

La lucha por la reducción de las horas de trabajo, si bien fue la bandera que unificó a fines del siglo XIX a toda la clase trabajadora norteamericana, fue mucho más allá. La consecuente pelea por mejorar las condiciones de vida de la clase obrera frente a la explotación, pronto adquirió un carácter de denuncia política contra el capitalismo y sus personeros, allá, en el epicentro de lo que estaba siendo el embrión del imperio mundial.

Esta historia ha sido intencionalmente ocultada por el reformismo y el pacifismo que, producto de sus definiciones, ha preferido contarnos el cuentito de los inocentes obreros, acusados injustamente y llevados a la horca por pelear por la reducción de las horas de trabajo cuando ni ellos mismos se declararon inocentes, más bien todo lo contrario, asumieron su lucha anticapitalista y el uso de la violencia frente a los estrados yanquis con una firmeza ejemplar.

Nuestra organización fue publicando, en los días anteriores al Día Internacional de los Trabajadores, los discursos de los Mártires de Chicago quienes pidieron la palabra antes de ser condenados a prisión perpetua o ejecutados en la horca. Estos discursos revelan, como afirmáramos más arriba, por qué se juzgó y asesinó a estos trabajadores. Como decía Engel en su discurso… ¿En qué consiste mi crimen? En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social en que sea imposible el hecho de que mientras unos amontonan millones beneficiando las máquinas, otros caen en la degradación y la miseria.”

Queremos en este breve informe reflejar algunas de las palabras de los compañeros de las distintas organizaciones que convocaron, así como reivindicar, más que nunca, a estos obreros, mártires de Chicago, que son y serán un ejemplo para toda la clase trabajadora en su lucha por una sociedad sin explotados ni explotadores.

En primer lugar nos dirigió la palabra un compañero de la Unidad Antirrepresiva por los Derechos Humanos quien denunció el avance de las políticas represivas antiobreras del gobierno kirchnerista. Decía:

“ Como cada año, la UADH se hace presente, reafirma el compromiso, y que aunque parezca repetido decirlo, el compromiso de estar hoy acá, sabemos que no es de aquellos que uno pueda abandonar, o relegar por




LOUIS LINGG, ¡Presente!

 

schwab

 

Publicamos el último de los discursos de esta serie, realizada en homenaje a nuestros los Mártires de Chicago en los días previos al Acto Homenaje en la Histórica Plaza López, el discurso es de Luois Lingg condenado a muerte a la horca por la justicia del imperio.

Me concedéis, después de condenarme a muerte la libertad de pronunciar un último discurso.

Acepto vuestra concesión, pero solamente para demostrar las injusticias, las calumnias y los atropellos de que se me ha hecho víctima.

Me acusáis de asesino; ¿y qué prueba tenéis de ello?

En primer lugar, traéis aquí a Seliger para que deponga en mi contra. Dice que me ha ayudado a fabricar bombas y yo he demostrado que las bombas que tenía las compré en la Avenida de Clybourne, Nº 58. Pero lo que no habéis probado aún con el testimonio de ese infame comprado por vosotros, es que esas bombas tuvieran alguna conexión con la de Haymarket.

Habéis traído aquí también a algunos especialistas químicos, y éstos han tenido que declarar que entre unas y otras bombas había diferencias tan esenciales como la de una pulgada larga en sus diámetros.

Seguir Leyendo »





AUGUSTE SPIES, PRESENTE!

Así como lo hicimos ayer , reproducimos hoy el discurso de uno de los Mártires de Chicago quien pidió la palabra antes de ser llevado a la horca.

Al dirigirme a este tribunal lo hago como representante de una clase enfrente de los de otra clase enemiga, y empezaré con las mismas palabras que un personaje veneciano pronunció hace cinco siglos ante el Consejo de los Diez en ocasión semejante:
Mi defensa es vuestra acusación; mis pretendidos crímenes son vuestra historia. Se me acusa de complicidad en un asesinato y se me condena, a pesar de no presentar el Ministerio Público prueba alguna de que yo conozca al que arrojó la bomba ni siquiera de que en tal asunto haya tenido intervención alguna. Sólo el testimonio del procurador del Estado y de Bonfield y las contradictorias declaraciones de Thomson y de Gilmer, testigos pagados por la policía, pueden hacerme pasar como criminal. Y si no existe un hecho que pruebe mi participación o mi responsabilidad en el asunto de la bomba, el veredicto y su ejecución no son más que un crimen maquiavélicamente combinado y fríamente ejecutado, como tantos otros que registra la historia de las persecuciones políticas y religiosas. Se han cometido muchos crímenes jurídicos aún obrando de buena fe los representantes del Estado, creyendo realmente delincuentes a los sentenciados. En esta ocasión ni esa excusa existe. Por sí mismos los representantes del Estado han fabricado la mayor parte de los testimonios, y han elegido un jurado vicioso en su origen. Ante este tribunal, ante el público, yo acuso al Procurador del Estado y a Bonfield de conspiración infame para asesinarnos.





ALBERT PARSONS


¡PRESENTE!

Toca el turno hoy al discurso de Albert Parson quien tomó la palabra al igual que sus compañeros para desarmar una por una las acusaciones por las cuales el imperio lo condenó a la horca. Su intervención duró 2 días a pesar de sus problemas de salud y de las interrupciones y negaciones de sus verdugos. Publicamos hoy extractos de aquel discurso.

Me preguntáis por qué razones no debe serme aplicada la pena de muerte, o lo que es lo mismo, ¿qué fundamentos hay para concederme una nueva prueba de mi inocencia? Yo os contesto y os digo que vuestro veredicto es el veredicto de la pasión, engendrado por la pasión, alimentado por la pasión y realizado, en fin, por la pasión de la ciudad de Chicago. Por este motivo, yo reclamo la suspensión de la sentencia y una nueva prueba inmediata. Esta es tan sólo una de las muchas razones que para ello tengo. ¿Y qué es la pasión? Es la suspensión de la razón, de los elementos de discernimiento, de reflexión y de justicia necesarios para llegar al conocimiento de la verdad. No podéis negar que vuestra sentencia es el resultado del odio de la prensa burguesa, de los monopolizadores del capital, de los explotadores del trabajo ...

En los veinte años pasados, mi vida ha estado completamente identificada con el movimiento obrero en América, en el que tomé siempre una participación activa. Conozco, por tanto, este movimiento perfectamente, y cuanto de él diga en relación con este proceso no será más que la verdad, toda la verdad de los hechos.

Hay en los Estados Unidos, según el censo de 1880. dieciseis millones doscientos mil jornaleros. Estos son los que por su industria crean toda la riqueza de este país ...

El jornalero es aquel que vive de un salario





Miguel Schwab

schwab

¡PRESENTE!

Continuando nuestro homenaje a los Martires de Chicago y en los días previos al Acto Homenaje en la Histórica Plaza López publicamos el discurso de Miguel Schwab condenado a muerte a la horca por la justicia del imperio.

Hablaré poco, y seguramente no despegaría mis labios, si mi silencio no pudiera interpretarse como un cobarde asentimiento a la comedia que acaba de desarrollarse.

Denominar justicia a los procedimientos seguidos en este proceso sería una burla. No se ha hecho justicia ni podría hacerse, porque cuando una clase está enfrente de otra es una hipocresía y una maldad suponerlo tan solo.
Decís que la anarquía está procesada, y la anarquía es una doctrina hostil a la fuerza bruta, opuesta al presente criminal sistema de producción y distribución de la riqueza.

Seguir Leyendo »





Distribuir contenido