Ante un nuevo episodio del CIRCO ELECTORAL llamamos al pueblo y a los trabajadores a organizarse para luchar.

Nuestra posición frente a las elecciones se define bajo una premisa fundamental que rige el pensamiento y acción de los revolucionarios: LA DEMOCRACIA BURGUESA ES LA FORMA MÁS SOFISTICADA Y REFINADA DE LA DOMINACIÓN DE CLASES.

Desde que el sistema capitalista se consolidó y expandió a nivel mundial ha perfeccionado sus mecanismos de dominación para sostener la explotación obrera, garantizar la obtención de plusvalía, domesticar y disciplinar a las masas de trabajadores ocupados y desocupados. Recurre a todos los métodos a su alcance para convencer a las mayorías explotadas de que ésta es y debe ser la única forma de vida que pueden asumir, naturalizando la desigualdad social y la injusticia.

La raíz fundamental que pretenden ocultar por todos los medios es que la sociedad está dividida en clases sociales antagónicas y aunque machaquen permanentemente en que existen “intereses generales de la sociedad” y que se debe bregar por el “bien común”, la realidad es palmaria e inocultable, vivimos en permanente lucha de clases. No hay intereses generales, existen los intereses de clases.

Los burgueses, paladines de la sacrosanta propiedad privada y dueños de los medios de producción son la clase dominante (ricos y poderosos), quienes se apropian diariamente del fruto del trabajo ajeno. Y ellos sí tienen un interés supremo: perpetuar la dominación por los medios que le resulten más convenientes y para eso no tienen reparo alguno. Las formas que adquieren sus gobiernos, que son los que hacen funcionar la maquinaria estatal, pueden cambiar, puede ser hoy una “democracia representativa”, mañana una “democracia restringida”, una dictadura militar, un “dictablanda”, una monarquía parlamentaria o lo que resulte. El asunto es en manos de quien está el Estado, quien dirige esa enorme maquinaria de opresión de clases, el “destacamento de hombres armados.”

En nuestro país, país capitalista dependiente, desde el año 83 a esta parte se vienen sucediendo en alternancia distintos gobiernos democrático burgueses representados por sus partidos políticos (PJ, UCR, PRO y las diferentes alianzas). Incluso cuando inauguran el período democrático lo primero que dicen (Alfonsín) es que “con la democracia no solo se vota, con la democracia se come, se cura, se educa” y pasados ya 38 años de aquel discurso, cada vez comemos, nos curamos y educamos menos. Eso sí, se impone seguir votando religiosamente a los verdugos del pueblo.

Pero quede claro, quien asuma el gobierno (sin importar cuál de las variantes sea) tiene trazado como plan de gobierno y fundamentalmente como plan económico, un único plan: el plan de pago de la deuda externa y por lo tanto el cumplimiento a rajatablas de los acuerdos e imposiciones del IMPERIALISMO. Hoy esto se traduce en la necesidad de dar una nueva vuelta de tuerca a la expoliación que sufren los trabajadores y el pueblo, tres cuestiones fundamentales están en juego y son parte del acuerdo con el FMI; la Reforma Previsional, la Reforma Laboral y la Reforma Tributaria como continuidad del gobierno de Macri. Puede que los PJ disfrazados de Kirchnerismo sean más sutiles o que la dibujen de otro modo, pero al momento de cumplir con el Fondo, no hay diferencias, solo matices. Y el plan se debe cumplir o cumplir y para eso es que ya están aceitando el mecanismo represivo y judicial, incrementado los presupuestos para seguridad, militarizando barrios, desplegando fuerzas conjuntas que obran como auténticas tropas de ocupación, aumentando controles, espionaje y persecuciones.

Cada elección le significa al pueblo y los trabajadores elegir sumisamente a su próximo verdugo, depositar el voto en la urna es el acto más vil de enajenación de la voluntad de clase, sometido individualmente a dar continuidad y profundización de sus penurias y miserias.

Párrafo aparte merece la izquierda reformista y electoralista que ha abandonado hasta los más elementales principios de clase, ha degenerado al punto de que su objetivo es constituirse en tercera fuerza electoral mendigando un espacio entre los enemigos del pueblo para hacer como que son una alternativa viable y jugar con las reglas impuestas por el mismo enemigo. Justamente en momentos de la mayor crisis y ajuste que el capitalismo le está haciendo pagar a los trabajadores y el pueblo, en los que se debe invalidar su institucionalidad burguesa, esta izquierda pacifista hace como que lucha, pero sacraliza el electoralismo como único método y reniega de la combatividad. Es una izquierda castrada de ideas y acción revolucionaria. Pretenden hacernos creer que vivimos en democracia, se equivocan y son pérfidos con los trabajadores y el pueblo.

No hay otra salida para los trabajadores y el pueblo que no sea asumir la lucha frontal contra el enemigo de clase.

Es tarea de los trabajadores conscientes, de las organizaciones obreras y populares, recomponer el clasismo (independiente de la burguesía, los partidos patronales y el estado) junto a las ideas y acción de la ciencia proletaria.

Existe una única y verdadera democracia, la democracia obrera, que solo será posible conquistar si se constituye una vanguardia revolucionaria capaz de conducir a los trabajadores y el pueblo a la revolución socialista, que puede y debe resolver los problemas de los desposeídos e incluso llevar adelante las tareas inconclusas que, por su incapacidad las burguesías autóctonas y la oscilante pequeña burguesía no pueden.

Es nuestra tarea romper el acuerdo de gobernabilidad que nos impone la paz de los cementerios, organizar a los trabajadores, a los estudiantes, al pueblo que esté decidido a avanzar por el único camino posible de emancipación, el de la lucha contra el imperialismo y sus representantes locales y por la destrucción del estado burgués y la imposición de un gobierno obrero. Una tarea que no resulta sencilla, pero que debemos emprender seriamente, sin rodeos, conscientes del deber histórico que hay que asumir.

Única manera de dar vuelta la tortilla, para que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda.

 

PLENARIO OBRERO POPULAR

Del Cordón Industrial del Gran Rosario

 

SEPTIEMBRE - 2021

 



Tagged: