ALERTA, AL PUEBLO Y TRABAJADORES, ALERTA. LA POLICIA ANDA SUELTA Y ESTA ARMADA.

A menos de una semana de las declaraciones del "Monje negro" Eduardo Duhalde, advirtiendo sobre un golpe de estado en la argentina, la maldita bonaerense se subleva y en la exigencia de aumento de sueldo, ocupa las calles y rodea la residencia de Olivos y la casa de Kicillof en una clara demostración de fuerza, de perro dispuesto a morder la mano del amo.

La bonaerense esa gavilla de asesinos a sueldo, gatilleros fáciles, desaparecedores, torturadores, regentes del narcotráfico, la prostitución, el juego clandestino y tantos otros negocios alienantes y embrutecedores del pueblo trabajador.

La maldita bonaerense que desde 1983 a esta parte lleva asesinando a 1549 personas y 46 durante el mandato de Sergio Berni como ministro de seguridad (CORREPI).

Responsable de la desaparición de Jorge Julio López, Luciano Arruga y recientemente Facundo Castro.

La maldita bonaerense expone la debilidad y fragilidad de gobierno “nacional y popular” de Fernández y los K, pone en hechos las palabras de Duhalde, que es a su vez el mandato liso y llano del imperialismo yanqui.

La maldita bonaerense, hoy punta de lanza de la derecha fascista, conjuntamente con los grandes medios de comunicación que fogonean las movilizaciones de sectores reaccionarios antiobreros y antipopulares; tal como viene ocurriendo en países hermanos, tal como paso en Bolivia, Ecuador y tantos otros.

Y no es este gobierno el que pueda garantizar que la sublevación golpista de la bonaerense no se replique en otros sectores de las policías provinciales, la federal, prefectura, gendarmería o el propio ejército. No es este gobierno porque estas intentonas golpistas son por mandato del imperio, espada de Damocles que pende sobre las cabezas de todos los gobiernos títeres del “patio trasero”, advertencia de la fragilidad con la que se sostienen en sus sillones.

Por eso rápidamente respondieron a sus exigencias, y de ese modo tanto Fernández como Kicillof refuerzan mayores garantías de impunidad para las bestias asesinas.

Por esto decimos la policía anda suelta y esta armada, y es tarea de las organizaciones obreras y populares, de los defensores de las libertades democráticas, mantenernos alertas, no se puede tolerar ni un minuto estos intentos de golpe de la derecha.

Contrarrestar con movilización y autodefensa a las bandas armadas del estado.

 

Plenario Obrero y Popular



Tagged: