Apoyemos la lucha Docente

Los compañeros docentes santafesinos llegan a la recta final del 2009 en pie de lucha. De otra manera no podía ser ya que el Gobierno de Binner y sus esbirros les han declarado a viva voz justamente la guerra.

En declaraciones vertidas días atrás, la Ministra Rasino amenazó con extender el ciclo lectivo debido a los sucesivos paros. Otra vez el Socialismo en su tesitura de tirarle el muerto a los docentes en lucha. Y el problema no es la falta de días de enseñanza, que eso quede bien claro. Y que quede más claro aún que las matemáticas, las lenguas y las biologías no sirven de nada sin las magistrales clases de lucha que vienen dando los maestros de nuestra Provincia desde hace rato.

Hasta hoy compañeros, lo que los mantiene en pie y vivo al movimiento, son sus propias fuerzas, su capacidad y decisión de pelear. No vamos a describir nosotros las innumerables maniobras de la burocracia encabezada por Sonia Alesso para trabar y aplastar una y mil veces sus planes de lucha. Quién hace unos meses les decía, en carácter de claro representante de Binner, que el tema salarial no es un tema destacado en las paritarias y que los sueldos quedarían congelados hasta el año que viene, ahora, desbordada por la furia de las bases de todo Santa Fe y para que no pidan su cabeza, no tiene otra salida más que reconocer que el salario es un tema central. ¿Cuándo el sustento de vida de nuestros educadores no es un tema prioritario cabe preguntarle a Alesso?

En la ciudad de Rosario, cuando las votaciones siguen arrojando resultados contrarios a los de la Directiva provincial y cuando las decisiones de los docentes rosarinos pone en jaque a la orgánica provincial, la dirigencia de Amsafé local no descansa en su actitud de hacer preponderar la “organicidad” ante todo. Supeditarse ciegamente, como un sacramento a la orgánica, hasta el punto de fetichizar la nombrada organicidad, es lisa y llanamente contradictorio con lo que en otros ámbitos dicen apoyar, tal el caso de Subterráneos de Buenos Aires. En todo caso, una lógica de tal tipo llevaría a aconsejar una subordinación a la UTA.
Respetar a rajatabla lo que nos intentan imponer los traidores no es la mejor manera de alejarse de sus designios, sino el peor modo de aproximarse a ellos. Y que no nos vengan con legalismos, con estatutos y demás yerbas, porque nuestros bolsillos y nuestra dignidad no entienden de traidores, ni de estatutos ni de legalizaciones de la traición y el hambre.

Repetimos que hasta el momento, solo la voluntad en alto de los docentes ha sido la garantía para seguir de pie. Los trabajadores clasistas que conformamos el Plenario Obrero y Popular apoyamos su lucha y les brindamos nuestro humilde pero fraternal aliento para que continúen sin titubeos esta pelea desde abajo, que crece desde las asambleas de base y que no deposita ni una pizca de esperanza en los traidores de siempre.



Tagged: