BASTA DE CESANTÍAS ENCUBIERTAS

Todos sabemos que es obligatorio apenas se ingresa al sistema, es decir, cuando se consiguen los primeros reemplazos, realizar todos los exámenes pre ocupacionales, lo que comúnmente denominamos “hacerse la carpeta médica”. Sabemos también que el ingreso a la docencia es más que dificultoso -cuando es posible- ya que muchos compañeros no pueden quedarse sentados en su casa esperando el llamado para los reemplazos que nos permiten juntar antigüedad y aspirar en un futuro a alguna titularidad. Todos hemos pasado –o estamos pasando- años boyando de escuela en escuela, con reemplazos de todo tipo –y con suerte algún interinato que tampoco garantiza el puesto- desgastando así la salud en este sistema que lo único que garantiza ni bien se termina de estudiar es el NO INGRESO o la INESTABILIDAD LABORAL. Años de trabajo como reemplazantes con las mismas obligaciones que cualquier titular, con el mismo trabajo, con los mismos desgastes y si, con las mismas enfermedades.
Hoy el Ministerio, después de anunciar con bombos y platillos las titularizaciones, está dejando cesantes a cientos de compañeros –obligándolos a tomarse licencia- decretando arbitrariamente para ellos el “no apto psicológico”. Nos niegan la homologación de las carpetas como si estos compañeros recién ingresaran al sistema, dejando de lado toda la trayectoria laboral que nos ha causado los trastornos de salud que hoy padecemos. Porque nosotros no negamos que estamos agotados y enfermos, pero es el Estado el que se debe hacerse cargo ya que fue la explotación la que nos ha dejado en estas condiciones. Cada vez es más pronunciada la negación de las licencias por enfermedad y lo más grave aun: no tenemos una ley de jubilación que nos permita irnos del sistema en otra cosa que no sea un cajón….o casi.

Estos supuestos “no aptos” no son más que CESANTÍAS ENCUBIERTAS. El rechazo de la homologación de las carpetas niega un principio elemental que hasta las peores patronales saben perfectamente: el trabajo desgasta. Es por eso que muchas patronales niegan las enfermedades que los trabajadores contraen en el ámbito laboral para no hacerse cargo de las mismas. El Ministerio de Educación de la provincia de Santa Fe va más allá: las reconoce y hasta las inventa y nos echa. Así de sencillo. Esto no había pasado nunca en la historia de la educación santafesina y Binner lo hizo; hizo lo que en 20 años los gobiernos peronistas no han podido. Por eso desde Docentes de Base siempre hemos planteado en asambleas y reuniones: no nos dejemos embelesar por el aumento electoralero de principio de año –que por supuesto ya se ha licuado- cuando uno tras otro se nos vienen recortando derechos elementales que hacen a la estabilidad -nada menos- y a las condiciones de trabajo, y que ningún pesito demás pueden compensar.

Por su parte la Comisión Directiva provincial del gremio, la burocracia de Alesso y cía., se comporta como el mejor perro faldero del gobierno al decir que desconocen porqué el Ministerio procedió de esta manera, que pudo haber sido una equivocación, como si nosotros no supiéramos con que bueyes aramos y como si desconociéramos que ellos también forman parte de este gobierno, que son ellos quien se sientan en paritarias a negociar estas condiciones.

Llamamos a todos los compañeros a rechazar con medidas de fuerza esta avanzada del socialismo. No debemos permitir que se sigan recortando los derechos que los trabajadores les hemos arrancado con la lucha.

DOCENTES DE BASE EN EL POP
Rosario, 19 de junio de 2011