Gloria a los Héroes de Trelew!

A los caídos en la lucha por el Socialismo!


El aniversario N* 43 de la ejemplar fuga y posterior Masacre de Trelew se cumple en el marco de una palestra política dominada por debates interburgueses, donde la clase obrera ocupa la posición que naturalmente le otorga su enemigo: víctima de una crisis capitalista internacional, que en el plano vernáculo se traduce en un ajuste que viene recayendo hace rato sobre nuestro lomo y que promete agrandarse después de Octubre, tal como una bola de nieve en caída libre. El debate de ideas, claro está, es un factor de vital importancia para el avance del movimiento obrero. Con ello, no descubrimos la pólvora. Sin embargo, el mentado intercambio de posiciones es un requisito impostergable pero que inevitablemente debe traducirse en acción organizada, en enfrentamiento consciente, planificado y sistematizado. Allí reside el punto a superar para comenzar a transitar, a dar los primeros y embrionarios pasos del camino que dejaron planteado los compañeros caídos aquel 22 de Agosto. La violencia como respuesta del pueblo, en manos del pueblo, contra la violencia de los explotadores y sus brazos armados, sabemos que es justicia.

 

Aunque por el momento en su fase defensiva, es una premisa urgente para los trabajadores, a fin de plasmar en la acción lo que debe ser el resultado de nuestros debates: el odio a la ley burguesa, el odio al enemigo de clase y la imposibilidad de convivencia pacífica entre patrones y laburantes en el marco del Capitalismo.

 

Muy por el contrario, gran parte de la izquierda hace tiempo que ha tirado el ancla en el océano electoral y expone como a lo más refinado de nuestra clase al obrero que deja su mameluco para trocarlo por el traje y corbata que queden a tono con las alfombras rojas de los parlamentos burgueses.

 

Nuestra clase necesita parir de su seno a revolucionarios y no a parlamentarios. No somos ilusos y estamos convencidos de que el parlamento no es una etapa previa a la toma del poder. El Parlamento es la cobarde claudicación y en consecuencia, negarse a debatir la toma del poder, y por añadidura, el reniego de asumir el papel de vanguardia política que consiste en organizar lo desorganizado, en sistematizar lo disperso y en planificar lo improvisado. Nada de eso está en los planes de la izquierda electoralista. Más aún, les queda cómodo el Capitalismo aunque lo nieguen. Nuestro piso de debate, por ello compañeros, deben ser los métodos y las formas de organización alcanzados por los compañeros de Trelew. Nos dirán que pecamos de trasnochados, nos dirán que los tiempos cambiaron, y hasta nos dirán que “la gente es mala y no merece”…pero estamos hablando del futuro de nuestra clase, y por ese motivo nos importa muy poco lo que opinen aquellos que olvidan los mejores y más avanzados ejemplos que nuestra historia ha engendrado a base de sangre, moral, ciencia y fuego.

 

No hay dos caminos, no existen muchas variantes para romper las cadenas del imperialismo; existen muchas alternativas mentirosas y una sola verdadera. Los héroes de Trelew han escrito la verdad en las páginas más gloriosas de nuestra Historia. El camino es arduo, gris y lleno de trampas, pero a diferencia del callejón sin salida que significan las elecciones burguesas, aquel derrotero tiene como meta la libertad de nuestro pueblo: el Socialismo. No hay ninguna urna que rompa este mundo, será sólo el fuego reavivado de los Héroes de Trelew, el que en primera instancia nos infle de odio para defendernos de la represión del Capital y el que más temprano que tarde nos ilumine hacia el enfrentamiento final con el libro en la mochila y el fusil en la mano.

 

 

 

Gloria a los Héroes de Trelew!

 

La sangre derramada no será negociada!

 

Han muerto revolucionarios, que viva la Revolución!




 Artículos relacionados:


  http://obreroypopular.org/content/en-el-d%C3%AD-de-la-fuga-que-conmovi%C3%B3-al-continente


  http://obreroypopular.org/content/nuestro-homenaje-fuga-del-penal-de-rawson






 



Tagged: