LA ARGENTINA DE MACRI Y LOS GOBERNADORES: UN PAÍS DE ESCLAVOS.

La rueda de la historia parece haber girado tanto que llega hasta el presente imponiendo las más viejas y reaccionarias aspiraciones de las clases parasitarias. Están convirtiendo a cientos de miles de trabajadores y sus familias en material desechable. Todo el plan económico está orientado pura y exclusivamente a garantizar la ganancia y supervivencia de los grandes empresarios y las multinacionales a costa de la vida misma de cada trabajador. La riqueza que están acumulando es tan monstruosa como la miseria inhumana a la que nos someten. Nos están obligando de facto a que nos conformemos y a que agradezcamos ingerir una migaja de pan para poder levantarnos al día siguiente.

 

¿Cómo se construyó esto?. Con el acuerdo de todas las fuerzas políticas y sindicales que se benefician de esta sociedad podrida. Mientras los trabajadores y el pueblo nos desangramos en cada “crisis”, a ellos les pasa por el costado. Los que nos hablaban de “década ganada” porque tiraban unos pesos a la AUH o jubilaciones, en esa misma década, les entregaron miles de millones de dólares a los Macri y las multinacionales cuyos jefes ahora son ministros, alimentando política y económicamente a los verdugos a los que hoy dicen oponerse. Y el gobierno “socialista” de Santa Fe, que se presume al margen de la grieta, le firma al gobierno nacional todo el plan de entrega y ajuste que nos lleva al abismo. Ninguno de todos ellos tiene un “plan alternativo”. El único plan que tienen es el plan de pago de la deuda externa, lamiendo la bota del imperialismo y llenándose la boca hablando de los pobres para volver al engaño de siempre y sostener a los ricos. La próxima aprobación del presupuesto 2019 será la ratificación de todo ello.

 

Por su parte, las centrales obreras como la CGT y las CTA, privilegiados de la transa histórica con los patrones y sus partidos, desactivan todos los planes de lucha que necesitamos con cacareos de reclamos y denuncias para la tele, abandonando la calle y los PAROS INDETERMINADOS que le paren la mano al gobierno. Son los jegarcas de la derrota y la sumisión.

 

¿Qué tienen en común todos ellos? Además de ser corruptos, vivir rodeados de lujos y privilegios y cagarse de risa a espalda de los trabajadores, todos ellos proclaman que el gobierno de Macri es “democrático”, que “tiene que terminar su mandato” y, algunos -declaradamente y otros sólo con la firma del ajuste- que “hay que ayudarlo”. Nos hablan de “paz”, “cordura”, “racionalidad”, “espíritu democrático”, “ecuanimidad” y tantas otras palabrejas para idiotizarnos mientras literalmente nuestras vidas se caen a pedazos.

 

¿Y cómo garantizan este orden de cosas? Por un lado, con el embrutecimiento general y sistemático a través de los medios de comunicación, metiéndonos en la cabeza ideas estúpidas como “Macri no necesita robar porque ya es rico” o el famoso “roban pero hacen”. Y también con políticos e intelectuales que orientan nuestra fuerza y energía a salidas que confrontan una y otra vez contra una pared, como el Congreso Nacional, Tribunales o las próximas elecciones. Por otro, llenándonos de milicos de todos los colores por todas partes. Es decir, cuando no nos tragamos la mentira o las falsas ilusiones, sostienen esto bajo amenaza de cárcel, garrote y muerte.

 

¿Y qué hacemos para defendernos?. De una buena vez, y como ya lo hicimos cientos de veces en nuestra historia lucha, los trabajadores tenemos que poner las pelotas arriba del mostrador de los patrones. Y eso sólo se hace tumbando al gobierno que los representa. Es a lo único que le tienen miedo nuestros enemigos de clase. Radicales, Peronistas, Pro o Socialistas, saben que si cae el gobierno de Macri, cae también la política de entrega y mentira que vienen avalando. Si para ellos la democracia es explotarnos y cagarnos de hambre, para nosotros es podrirle sus planes. O dejamos que tumben nuestras vidas y la de nuestras familias, escuelas, hospitales y barrios, o tumbamos el gobierno. No queda otra para los trabajadores y el pueblo. Tenemos que disponernos al mayor enfrentamiento posible, con las condiciones que tengamos. Cuando sabemos que nada nos representa y aquellos que debieran respetar nuestras vidas y hasta representar nuestros reclamos, nos entregan; la única y urgente herramienta política que tenemos para recuperar la voluntad, es exigir que se vaya Macri y todo su gobierno. Es la consigna que debe anteceder a todas nuestras luchas y reclamos: ABAJO EL GOBIERNO DE MACRI y aumento de salarios; ABAJO EL GOBIERNO DE MACRI y aumento de presupuesto; ABAJO EL GOBIERNO DE MACRI y trabajo para todos. ¡Que ni sueñen que vamos a esperar al 2019 para una farsa electoral más!

 

Y para aquellos que se pregunten “y después qué”, sepan que no importa lo que pongan en su lugar, porque estaremos en muchas mejores condiciones, en la calle, luchando y organizándonos, para enfrentar al títere que elijan y ganar nuestras reivindicaciones. Hay que tirar los gobiernos del hambre, la entrega y la explotación hasta que aprendamos a poner uno de la Clase Obrera y el Pueblo, hasta que la sociedad justa e igualitaria que pretendemos, merecemos y lograremos, sea una realidad.

 


 * POR UN PLAN DE LUCHA QUE DERROTE AL GOBIERNO DE MACRI Y EL FMI.

 

 * 24 Y 25 DE SEPTIEMBRE: PARO Y AL CARAJO!!!

 

 

 


 


http://obreroypopular.org/fotos/logopop_rojo.jpg


PLENARIO OBRERO Y POPULAR - P.O.P 



http://obreroypopular.org/                          23/09/2018

 

 



Tagged: