LA BUROCRACIA FRENTE AL GOBIERNO, CUANDO RETROCEDE, LO HACE PARA ADELANTE.

LA BUROCRACIA FRENTE AL GOBIERNO, CUANDO RETROCEDE, LO HACE PARA ADELANTE.

Es de conocimiento general la serie de hechos que llevaron a que el Sindicato de Camioneros decretara un paro que asumió también la CATT y respaldó la cúpula de la CGT.

Pero hay aclaraciones que son necesarias para que hechos simples no se conviertan en una madeja de cuestiones inexplicables.

Empezando por Moyano y su familia, hay que decir que efectivamente están acusados en distintas causas o al borde de serlo. Las causas son varias y sin duda están involucrados en la llamada mafia de los medicamentos.

Lo que llegó de Suiza es un pedido de que le manden para allá informes de esas causas y ¿por qué?.

Porque el empresario, Ricardo Depresbiteris dueño de Covelia, hizo un depósito en una cuenta suiza.

Como algunos artículos de Clarín (supuestamente, puede haber más) mencionan a Depresbiteris como testaferro y a Moyano como real dueño de la empresa, quieren saber cuánto hay de cierto a través de otras constancias más firmes que los artículos.

Es cierto que hay un armado de causa, cosa común en los tribunales con respecto a la militancia honesta, y eso incluso esta bien visto por políticos y medios. Lo que pasa que cuando se la arman a un burócrata adicto al Gobierno y jefe de una estructura de con poder político y de fuego, la cosa es mala.

El mecanismo de armado es simple y transparente, con el descaro propio de quienes están acostumbrado a hacer del disparate algo respetable por el solo hecho de que ellos así lo deciden. Y cabe aclarar que es cosa común en Tribunales, de todos los días. Pongamos el ejemplo más simple. Un abogado quiere ganar un juicio supongamos, por una herencia, entonces hace que algún abogado de prestigio escriba un artículo supuestamente doctrinario que dice que Juan debe ser el heredero único según la interpretación que se debe dar al artículo XXX de el Código Civil y concordantes, y elabora un caso hipotético idéntico o simplemente parecido que con todo lo ficcional que es se parece demasiado al caso de Juan. Va y lo publica en tal o cual revista del Foro que también tiene prestigio y entonces el artículo se convierte en interpretación doctrinaria, aunque resulte que es un disparate. El abogado que lo encargó recorta el artículo, se lo lleva al Juez con una nota y le dice ¿vió Señor que la doctrina me da la razon?. El Juez, previamente arreglado como de costumbre, toma el artículo, copia su argumento y lo convierte en sentencia, con lo que Juan recibe lo que quiere, gana el juicio, el abogado se queda con parte, el autor del artículo cobra su trabajo, el Juez cobra la coima y no queda pagando porque citó doctrina prestigiosa y todos muy panchos.

Este es un caso civil, pero en los casos penales, para empezarlos o para terminarlos, se opera casi igual. Por ejemplo: un diario de prestigio publica una supuesta investigación periodística, un Fiscal recorta papelitos, los presenta a un Juez o inicia una investigación judicial tomando como noticia críminis (noticia de un crimen) lo que allí se dice y en consecuencia empieza todo como si tuviera la posta o, sin tenerla, por lo menos la obligación de actuar.

Eso es lo que han hecho.

Clarín (medio prestigioso) hizo cierta investigación, un Fiscal suizo recibió las notas y como las considera vinculadas a un depósito que hizo Depresbiteris pide los informes.

Allí se arma el despelote, porque Clarín (que echó a andar el asunto en definitiva) toma el pedido del Fiscal suizo y dice lo que dice: MOYANO INVESTIGADO POR LA JUSTICIA SUIZA POR LAVADO DE DINERO.

El problema acá es que: a) la torpeza del Fiscal hace que ni siquiera mande los recortecitos; b) que al mismo Fiscal se le hizo imposible decir que es cierto que Colevia y Moyano tengan algo que ver, y c) que en consecuencia pide los informes pero por pura curiosidad casi, ya que no puede siquiera atribuir un delito a Moyano.

Por lo tanto es cierto que debió ser rechazado sin más trámite por la Cancillería, porque no se ajusta a las normas básicas de los acuerdos de colaboración recíproca entre ambos países. Dicho groseramente: no existe delito definido por el cual se acusa a Moyano, no se fundamenta entonces por qué indicios ciertos se pide lo que se pide, no se cumplen den definitiva los presupuestos básicos de un pedido de ese tipo.

Ahora bien: ¿podía la Cancillería rechazarlo de esa manera?. Creemos que no. Argentina, que ha firmado cuanta imposición le hizo el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) que es la patota imperial encargada de controlar los movimientos de los dependientes o aquellos a los cuales se considere enemigos de los aliados que hoy bombardean Libia.

Ese organismo de control imperial, después de una inspección a Argentina concluyó en un “informe, que las delegaciones miembros del GAFI aprobaron en París el 22 de octubre último, se convirtió en el reporte más duro efectuado sobre un país miembro del grupo desde su creación, en 1989. Concluye que sobre 49 ejes sujetos a revisión ("recomendaciones"), la Argentina sólo registró 3 total o mayormente cumplidas y el resto, parcial o totalmente incumplidas.”

Para demostrar su disposición a cumplir con los comandantes de la guerra contra el narco terrorismo incluso impulsó la actividad de la Unidad de Información Financiera (UIF). Ridículamente esta unidad realizó notables operativos, que se resumen, al 14 de marzo de este año en, “inspecciones y multas a dos bancos -que la Justicia podría revocar- y, además, inspeccionó varias escribanías, joyerías y dos casinos”. Ni Eliot Nes pudo acreditarse tanto en su lucha contra el tráfico de alcohol.

Así que cómo iba a quedar al descubierto negando una colaboración que proviene de un país tan diligente como Suiza en el cumplimiento de las normas de la task force antiterrorista en lo económico. Eso solo es motivo suficiente para que a Timerman ni se le ocurra demorar siquiera el trámite.

Así resultó que Moyano y la burocracia sindical vinieron a caer en las redes de persecusiones que sus propios compañeros de cipayismo aceptaron para bien cumplir las órdenes del amo.

El revuelo posterior reveló que era propia tropa y de la manera más elegante, contando con ese excelente gerente de estas cuestiones como es Oyarbide, sin dar marcha atrás, sin rechazar siquiera el disparate suizo, se les hizo saber que debían cumplir con algunos requisitos, con lo que la cuestión quedó postergada vaya uno a saber hasta cuando.

Lo que hay que señalar es lo siguiente: si un requerimiento suizo para saber cosas sin ton ni son fuera para meter, supongamos, a un abertzale, a un colombiano simpa de las FARC, a un militante de izquierda consecuente o un iraní residente en Argentina, el Juez hubiese no sólo mandado la información, sino que ya hubiese citado a alcahuetes que pudieran complicarlo y hasta en virtud de la Ley concomitante con la que impuso el GAFI, la Ley Antiterrorista de Kirchner, estaría en cana tan preventivamente como preventiva es la Guerra contra el Terrorismo Internacional. Esto, y particularmente esto, es lo que hay que aprender de este episodio.

Y más aún: el Fiscal Suizo se justifica para su accionar en definiciones de esas leyes que dicen que cuando se vinculen a ciertos actos (depósitos millonarios en el extranjero por ejemplo) a PPE, sigla que quiere decir Persona Políticamente Expuesta, se debe investigar. Y Moyano es una PPE. Pero, si en lugar de ser una PPE es alguien que figura en la ocurrente lista de miles de terroristas intenacionales que actualiza todos los días la policía política del imperialismo ¿qué pasaría?. Algo muy distinto pero por mucho menos plata seguramente.

Estas son cosas que revela el accidentado trámite que inició el queso suizo, porque convegamos que es realmente lo que acá llamamos un queso.

Es muy probable que sea cierta la conexión entre Carla Delponte, ex Fiscal y Zarina anticorrupción en otros casos de argentinos corruptamente notables, su amigo Moreno Ocampo, Fiscal internacional que en estos momentos quiere juzgar a Kadafi y cuanto musulmán anda por ahí en la Corte Penal Internacional (verdadero engendro de ingerencia a la cual reporta ahora oficialmente el Juez Antiidependentista de Euscal Herria, Baltazar Garzón) que a su vez le alcanzó los papelitos de Clarín que Carla leyó acá mientras era Embajadora de la Confederanción Helvética. Esto no contradice lo que hemos expuesto, sino que le pone nombres propios a los partícipes.

Ahora bien: como lo han denunciado tantos, honestamente por izquierda, hipócritamente por derecha, Moyano tiene muchas causas pendientes y en definitiva -como dice un medio progre de la prensa burguesa- “se cierra el cerco en torno a él por la mafia de los medicamentos”.

Por eso Moyano abre un abanico de respuestas a cuentas judiciales pendientes que tiene de todo orden. Entre ellas se considera autorizado a denominar “mitómano” a Carlos Petroni, que declaró ya en Tribunales contra él después de juntar datos que habilitaron su comparencia en Tribunales por la acusación de que Moyano fue impulsor de crímenes cometidos por las Tres A y sus predecesores de la CNU. Un informe sobre esto puede encontrarse

www.izquierda.info/noticias/oir/centrales_moyano.pdf

El embrollo que se arma a partir del pedido del Queso Suizo ha devenido, por obra y gracia de la silente complicidad kirchnerista, en un operativo de blanqueo total de la burocracia sindical y Moyano en particular y un sitio a la verdad no revelada judicialmente todavía, con respecto a Moyano.

El burócrata juntó todas las cosas de las cuales se lo sospecha y en el momento de suspender el paro aclaró terminantemente que no es culpable ni de estafa al Estado por robar plata de las Obras Sociales, ni de matar vaya a saber a cuántos con remedios truchos, ni de ser traficante de drogas, ni de ser partícipe de las Tres A, entre otros cargos que menciona. Es decir: el conjunto de los burócratas que lo acompañan avisó que no admitirán que se los investigue por ninguna de esas causas, las cuales, están en marcha.

Por eso decimos que por una parte es un blanqueo (negamos todo lo criminales que somos) y por otra, un sitio a la verdad (no permitiremos más acusaciones así sean hechas fuera de los tribunales).


EL APROVECHAMIENTO DE LA COYUNTURA POR PARTE DE LA BUROCRACIA SINDICAL.

El acto de comedia armado para pegarle a la pata sindical del kirchnerismo terminó así en una pura ganancia para los burócratas.

En primer lugar porque con sólo la exhibición de intención de uso de su arsenal, sin mover un pie, consiguieron el descalabro de la maniobra de sus adversarios. En 24 hs. el Gobierno debió negociar una salida elegante al problema (la devolución del pedido suizo que podrá volver, sí, pero ya desprestigiado totalmente), cosa que logró y debió dar bandera verde a la burocracia para que se explayara sobre sus pretensiones totales, más que envalentonados, autorizados por el hundimiento del pedido suizo, a decir cuanto quisiera.

A cambio, debió ratificar con todos los tonos verbales y colores posibles su apoyo un Gobierno al cual estaba amenazando con una marcha a Casa de Gobierno (lo de Plaza de Mayo y su pertenencia es una mera licencia del poeta Piumato, que dijo de paso que es “del peronismo de los trabajadores y de las madres”, algo que ya analizaremos) pero a su vez no se privó de hacer notar que el Canciller se ensució con su complacencia para con los torpes e impulsores de la maniobra. Es decir, apoyo claro a Cristina, pero mortal para un sector del gobierno nacional: a Timerman, haber conseguido pronunciamientos de la Fiscal General de Suiza y de la misma Embajada, no le sirven más que como cumplimiento de una condena reparatoria, no como salvación, ya que el cuestionamiento mayor es no haber defendido la “soberanía nacional” ante un papelito sucio y despreciativo de esa soberanía. Puede entonces ser la primera víctima del episodio: no sería lógico que alguien siguiera tolerando un Canciller que no defienda la soberanía. En esto, el Gobierno estaría pagando más que los propios hacedores de la maniobra; y es lógico, porque está bastante comparado con un traidor.

Pero debe entenderse como un motivo de angustia para los K y la oposición: Timerman puede ser hundido por la Patria Sindical. Nunca hasta ahora hubo recambios de tal envergadura producidos por la voluntad de la burocracia; siempre han operado en el funcionariato con firma de cheques habilitada, nada más (PAMI, APE, etc.).

Cristina tiene una disyuntiva que, la resuelva como la resuelva, será siempre en contra: si sostiene al que consintió la violación a la Soberanía Nacional, agudizará con los fundamentos que use el enfrentamiento con el sector sindical; si prescinde de Timerman, expondrá su debilidad, ya que perdió el momento para compartir los mismos argumentos que la CGT. En esto ganó amplio protagonismo Piumato.

Y éste es un caso por algunas razones que son actuales.

Primero, que es el más decidido moyanista, el más leal, el más efusivo, el más furibundo, y aunque esto haga sospechar de puro teatralismo, por el momento nadie le quitará el lugar.

Segundo, por eso mismo es el más decidido ofensor contra un sector del Gobierno, como Timerman; pero no sólo él, sino que hay que recordar su tuiter completo:

La CGT le reclama por qué no rechazó el informe y pregunta: los enemigos de los trabajadores sobre Moyano, ¿y los amigos cuando aparecen?"

Queremos decir: que lo recuerden los distraídos del kirchnerismo.

Tercero: porque ya en el momento mismo de responderle a los que como Kunkel decían que no convenía un paro y mucho menos ir a la Casa Rosada, les respondió como un JSP le hubiese respondido a un JTP: “La Plaza de Mayo es del Peronismo de los trabajadores y de las Madres. Vamos con pleno derecho y a paso de vencedores”.

Cabe destacar una vez más esta sentencia ya de tipo doctrinario: “La Plaza de Mayo es del Peronismo de los trabajadores...Vamos con pleno derecho y a paso de vencedores”.

A ver si podemos aclararlo aún más: Kunkel es uno de los diputados de la Juventud que echó Perón en el 74, cuando se opusieron a las leyes represivas, como la 20840 de Jesús Porto, un verdadero nazi. Perón estaba acompañado por todo lo peor de la burocracia político-sindical en ese momento. El 1° de Mayo de 1974 hechó a los esos imberbes y estúpidos que gritan” contra los sindicalistas tan leales y abnegados y Piumato acaba de redactar el principio con otras palabras, haciéndole saber al “imberbe” que desde aquel día, “La Plaza de Mayo es del Peronismo de los trabajadores” y no de los estúpidos imberbes.

Hay varios diputados de extracción gremial, pero de todos ellos, el más protagónico es Piumato, que cuenta incluso con un antecedente como haber sido baleado en la oposición en la calle a la Ley Banelco, lucha que sin nombrar a Piumato reivindicó en su discurso Moyano. Y es preciso preguntarse si es Recalde el candidato de la CGT o este diputado que, entre otras virtudes, es el que más fotos tiene con Cristina y el que jamás faltó a un acto del Salón Blanco o a un partido de truco donde fuera que esté la Presidenta.

CONCLUSIÓN PARTE I.

Era previsible que se abriera una crisis en la fuerza gobernante, pero que se abriera de esta manera y en tal grado, no entraba en los cálculos de muchos.

Vistas las ganancias de la burocracia y la forma en que las obtiene con la colaboración bajo presión del kirchnerismo político (y a esta altura ya es necesario hablar de kirchnerismo político y sindical)

hasta puede pensarse en que la maniobra fue pergeñada o al menos dejada correr por la misma burocracia sindical. Pero tal riesgosa opinión es imposible de sentenciarse con todas las letras, lo que no impide que se expongan las formas que provee el sistema capitalista para que las distintas facciones dentro de un mismo movimiento ejerzan su autodefensa. Dicho groseramente, si no fuesen los burócratas, si no hubiese empresarios corruptos en el medio, si no estuviesen políticos de peso en el medio de este intríngulis, cualquier otro, ya estaría en cana. Porque no puede ser que lo que todos sabemos se niegue con tanta desfachatez y genere aplausos múltiples.

La crisis también es profunda, porque en tantos años es la primera vez que la burocracia luce tan rozagante en el terreno nada menos que de las elecciones a ejecutivo del Estado.

Han ido acumulando abonos para su florecimiento y el P.O.P. ha señalado claramente cómo una inconmesurable cantidad de loas a la intangibilidad sindical se cantan por medio de kirchneristas y progresistas. Lo decíamos en “Otro más, Aliverti” ( http://obreroypopular.org/content/otro-m%C3%A1s-aliverti ).


....

LA DEFENSA A ULTRANZA DE LA BUROCRACIA SINDICAL.

Pero más sustancial que lo que veníamos exponiendo, es su siembra de veneno contra los que supuestamente atentan contra el sindicalismo, que por otra parte, él identifica estrictamente en la burocracia sindical. Ni se le ocurre hablar de los miles de compañeros organizados en distintas tendencias antiburocráticas y de los cientos de conflictos habidos más en contra que al margen de la burocracia sindical. De los cientos de atropellos y patoteadas que sufren casi diariamente esos compañeros.

Resulta que ahora, porque el asesino de un militante de izquierda fue detenido en “ Su vivienda en Puerto Madero” que es un piso 15 de MILLONES DE DÓLARES, y se conoció “su declaración de que gana apenas 25 mil pesos por mes....” mientras ostenta “ su reloj o sus mersas apliques de oro...”, hay que preguntarse si “¿Se trata de destruirlo a Pedraza porque se lo merece, y claro que se lo merece? ¿O de asentar la construcción de discurso contra cualquier cosa que simbolice actividad gremial, sindicatos, sindicalistas, corrupción anclada únicamente ahí?.”
...”

Exactamente esto vale para Moyano y el acto de purificación de la burocracia sindical al momento de suspender el paro y la marcha a la Casa Rosada. El mismo Aliverti lo señala al principio de la nota y desde ese mismo momento propagandiza el argumento que usó la burocracia en la conferencia de prensa del 18 de Marzo y los días anteriores y lo seguirá usando de ahora en más y cada vez más con toda furia:

...si el negro Hugo Moyano, ya sea por negro o por Moyano, viste alguna vez un Armani (que tampoco, encima), todos se preguntan de dónde sacó la plata para comprárselo. Pero a cualquiera de los que visten 150 trajes de ésos, y a quienes solamente dedican notas sobre sus internas y miradas institucionales, nadie les pregunta nada. En un punto, es lo que se llama derrota cultural. Sindicalista, sospechoso a priori. Empresario, dispensado a priori.” (http://obreroypopular.org/content/otro-m%C3%A1s-aliverti )


Días antes de esta publicación habíamos dicho:

Uno se pone a pensar cuando lee artículos como el de Wainfeld "Qué suerte la mía, de nuevo en la vía" (http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/162913-52173-2011-02-23.html) en esto de los cagatintas que pululan y se vuelve loco de odio. Donde hay algo que ocultar, ensuciar, achicar; donde haya algo que requiera un escriba que lo explique de manera consistente con el sistema, allí están ellos. Aparecen por miles diariamente y decir miles no es literario, es literal.
Pero esto es otro problema: la cuestión es el
lavado de historia, algo que seguramente será delito en el Socialismo. Hacen lo imposible por reducir en las palabras la cruda realidad de una burocracia sindical que no debe tener ni olvido ni perdón.” (http://obreroypopular.org/pedraza_p12 )


Recomendamos la lectura de estos artículos que no están presentados acá como premonitorios, como anunciaciones al estilo de Carrió, sino como simples precedentes de análisis que se van escribiendo para explicar esta realidad política del florecimiento burocrático que, como decimos más arriba nos muestran que “La crisis también es profunda, porque en tantos años es la primera vez que la burocracia luce tan rozagante en el terreno nada menos que de las elecciones a ejecutivo del Estado.”.

CIERRE.

Creemos que es interesante, pero para lo que interesa por total actualidad, debemos dejar claro hoy por hoy, secundario, explicar que sí existen relaciones entre Covelia SA y Moyano. Un periodista del órgano kirchnerista El Argentino, precisamente Roberto Caballero, Director, ha señalado esto en un reportaje en el que podemos suponer se excedió y cometió sincericidio ante otro periodista de LT8 de Rosario (José Maggi). Dijo que si existe alguna relación entre esta empresa y Moyano es absolutamente legítima. La razón que expone reside en que la empresa estaba quebrada, el dueño habló con Moyano, éste le dijo que indemnizara a los trabajadores (dice que para algunos laburantes equivalía a su casa propia) y luego los tomara de nuevo a todos y el le buscaría contratos, y que, desde ese acuerdo, Moyano recorrió los municipios bonaerenses pidiendo adjudicaciones de licitaciones a Covelia para garantizar el trabajo de los camioneros. En resumen: apretó a los intendentes para que Covelia tuviera contratos, demostrando lo que efectivamente se presume aunque falten pruebas para un tribunal burgués (no para nosotros los trabajadores) y es que el dueño absoluto es Moyano. Y una singularidad de esta burocracia nac&pop que se dice distinta de los arrastrados ante el neoliberalismo: ha sido la única que se movilizó contra la estatización de un servicio bajo la égida kirchnerista, el de recolección de basura. Es lo que ocurrió en 2010 en Quilmes. Preguntarse quién se hizo cargo finalmente de es negocio es una ociosidad, pero sí, la respuesta obvia es Covelia. Aún están frescas las imágenes de los noticieros y, por supuesto, nadie entendía cómo podía ser.