Los docentes entrampados en paritarias

Volante repartido en la asamblea del departamento Rosario del 12/06/2009

En varias ocasiones los docentes del departamento Rosario se han expedido contra las paritarias por diversos motivos. En primer lugar no son lo que en otro contexto histórico supieron ser. La ley que hizo a su antojo la patronal garantiza que los únicos paritarios sean los dirigentes sindicales provinciales, con los cuales tienen acuerdos previos dada su misma pertenencia al Frente Progresista Cívico y Social.

Obviamente que ni por asomo esto tiene que ver con elegir libremente representantes con mandato elaborado por la base que rinda cuentas ante asambleas. Ha quedado más que demostrado que en el marco actual este engendro sólo sirve para que la dirigencia, operando con todo el aparato, haga aceptar migajas de aumento salarial a principio de año a cambio de un “paquete de mejoras” en las condiciones laborales.

Atravesamos un momento de extremada gravedad, en el que estamos entrampados en esta paritaria donde están discutiendo todo, absolutamente todo sobre nuestras condiciones de trabajo, desde como ingresar, cómo y cuánto podemos faltar, cómo y a cambio de qué vamos a permanecer en nuestros puestos de trabajo, hasta cómo, cuándo y de qué manera nos iremos del sistema. Y todo esto tan importante discutido a nuestras espaldas.

Todos sabemos que de la Comisión Directiva Provincial solo podemos esperar que nos entreguen atados de pies y manos. Sin embargo, la dirigencia de Rosario se empeña en llevar a cabo una política de “discusión y presión”, a través de la cual han llegado a acuerdos que plantean como avances. Pero digan lo que digan, ¿¿¿se puede creer en esta burocracia celeste??? pensamos que no hay ingenuidad en gente con tanto tiempo de militancia.
Ahora llaman de un día para otro a jornadas gremiales que también fueron acordadas con la provincial que ¡oh casualidad! no consiguió permiso del gobierno provincial para que el conjunto de la docencia santafesina se entere aunque sea de algo de lo que tan encerrados discuten, tan acordadas están que no aparecen en la página de AMSAFE provincial ni en la de los departamentos. Es más, ya se sabe que en muchos no se han realizado. Y aparecen así, tan repentinamente, como si estas jornadas fueran posible garantizarlos por los delegados, por arte de magia.

Todo esto está viciado de un participacionismo ficticio. Hacemos como que la base participa pero lejos de eso está la realidad. Lo mismo sucede con la Asamblea departamental donde a mano alzada votaremos sobre cuestiones sentidas por el conjunto de la docencia, como tiempo para trasladarse, forma de ingreso, para tener una posición gremial y llevarla a la Asamblea Provincial, donde por voto proporcional definirán los burócratas…lo que se les dé la real gana.
Es decir: podemos sacrificar a mano alzada la estabilidad de un compañero, por ejemplo.

Los dirigentes pretenden que participemos de este juego tramposo, sí, con demasiadas trampas, porque lo que someten a discusión, si bien son temas importantes no son los centrales. Lo que realmente maquina el Gobierno sigue oculto para la mayoría de los compañeros docentes. Está concentrado en el grueso borrador que éste discute con las Juntas y, ni las Comisiones Directivas Provincial o Departamentales –que lo tienen desde hace largo rato- lo repartieron en las escuelas. Allí figura clara y expresamente el nudo con que intentan atarnos: la calificación docente, la meritocracia dando valor a otros títulos y post títulos…y de esto al salario por mérito, hay un paso.

Es decir, que lo que desde la Dictadura Militar, pasando por todos los gobiernos que continuaron, han pretendido imponernos sin lograrlo, y que está presente en la Ley Nacional de Educación, viene ahora el Gobierno del Partido Socialista y sus aliados a tratar de encajarnos mediante la siniestra paritaria.

Mientras el Ministerio dispone un cronograma de inscripción a suplencias y a titularizaciones para primaria, inicial y especial sin base alguna a que atenerse de modo que los compañeros se inscribirán a ciegas; mientras sigue destrozando la escuela secundaria con grave riesgo para la estabilidad de muchísimos profesores; la Comisión Directiva de Rosario se empeña en “seguir participando” de “mesas de discusión” con la Directiva Central y sometiéndose a sus tiempos. Insiste en “seguir participando” de una orgánica provincial que todos sabemos nos ha conducido a la entrega de nuestras conquistas y reivindicaciones.

Así las cosas sólo es posible enfrentar la arremetida del Gobierno con un Plan de Lucha frontal, que haga añicos los acuerdos que realicen en una paritaria hecha a medida de la patronal.
Es imprescindible volver a la lucha por el aumento de salario, por la estabilidad, por la creación de cargos y horas cátedras, por reglas de juego claras y aceptadas por nosotros para ingresos y suplencias, por la efectiva construcción de las escuelas prometidas y el aumento real del presupuesto educativo.
Y esto requiere una determinación central: la de llevar a cabo la acción con la fuerza de quienes hemos probado estar dispuestos. Votar y hacer respetar nuestra decisión es una tarea esencial para lograr los objetivos que nos hemos propuesto.