Paritarias y el Monto del Reclamo

La burocracia sindical anda dando vueltas con el tema de paritarias.

alesso

Esta especie de prudencia que les agarra cuando se ven venir que va a ser difícil reducir las exigencias de los trabajadores ante el destrozo salarial que produce la carestía, anticipa que el primer escollo que deberemos superar los trabajadores es el de la burocracia sindical.

¿Cómo que “dar porcentajes sería poco serio”?. La cuenta es fácil: si ya hablábamos (inclusive dirigentes gremiales) de “un piso del 30 % de aumento” antes del 23 y 24 de enero, hay que sumar por lo menos un 20% y la cuenta nos da un piso del 50%.
Básicamente -y esto es sólo un ejemplo, no nuestra propuesta- no hay otra forma de encarar este asunto: si en el ejercicio 2013/2014 perdimos un 30 y de sopetón al final del mismo nos deterioran el sueldo un 20%, es lógico que le sumemos eso y nadie tiene porque dejar de ser serio por eso. Precisamente, lo que es “poco serio” es no hacer estas cuentas y plantear el reclamo ya mismo.

Y en esta línea de pintar el panorama pero no concretar en cifras la una inmediata defensa del salario, andan todos.  Como Antonio Caló, capo de la UOM y una de las CGTs, justamente en Rosario, hace un par de días:

Calo insiste en que "debemos recuperar el poder adquisitivo que se comio la inflacion" (La Capital)

El gobierno logró mantener el nivel de empleo, pero no el nivel de los salarios, ¿qué opina al respecto?
—Como consecuencia de la crisis socioeconómica el salario sufrió un gran deterioro, y esperamos revertir la situación a través de las paritarias en marzo que tendrán como meta recuperar el poder adquisitivo que se "comió" la inflación y poder llenar el changuito como antes.

O la versión Clarín:
Calo: La inflacion "se comio" el poder adquisitivo de los sueldos.

alesso

El panorama más o menos completo de las gambetas que da la burocracia sindical para evitar respetar el reclamo de bases ante la escalada de precios que implica desvalorizar los sueldos vertiginosamente, lo recoge La Nación en:

alesso

En tren de no quedar atrás ante la escalada inflacionaria y algo desorientados por la falta de estabilidad económica, los sindicatos marcan una tendencia en la negociación salarial de 2014: reclaman un pago a cuenta o una suma puente para postergar la paritaria y convenir los aumentos anuales en un escenario más claro y previsible.

Los tres sindicatos que comenzaron su paritaria en enero eligieron este camino. Son La Bancaria, el gremio de los aceiteros y el de los choferes de larga distancia de la UTA. En todos las casos, la metodología fue idéntica: acordaron una suma (entre 1200 y 3000 pesos) a cuenta de la negociación que se retomará en abril.
La vía de escape que tomaron los gremios fue respaldada por el Gobierno. Apostando a que funcione correctamente el acuerdo de precios, el Ministerio de Trabajo estima que la inflación se controlará en el corto plazo y que los convenios salariales serán inferiores a 30%, el piso de negociación que trazaron tanto el sindicalismo oficialista como el opositor.

...el Ministerio de Trabajo estima
que la inflación se controlará en el corto plazo
y que los convenios salariales serán inferiores a 30%,...

"Las paritarias tendrán como meta recuperar el poder adquisitivo que se comió la inflación y poder llenar el changuito [del supermercado] como antes", dijo ayer Antonio Caló, el líder de la CGT más cercana a la Casa Rosada, en una entrevista con el diario La Capital, de Rosario.
Unos días antes, Caló había denunciado que "a la gente no le está alcanzando para comer". Piensa exponer esta postura ante la Presidenta, cara a cara, en una reunión que se concretaría esta semana.

En lo que va del año, las tres paritarias que se activaron fueron postergadas para marzo o abril, según el caso. La Bancaria acordó una suma de $ 3000 ($ 1200 son no remunerativos) por el primer trimestre y volverá a negociar a partir de abril. Algo similar firmó recientemente el gremio de los aceiteros, que cerró el pago de una suma puente de $ 1900 para la categoría más baja y de $ 2100 para la más alta. Los montos son a cuenta de los que se convenga más adelante como aumento anual. Y los choferes de la UTA se mantuvieron en la misma línea: después de amenazar con un paro en el transporte de larga distancia en pleno recambio turístico, consiguieron un adelanto de $ 1200 por mes para compensar la inflación.

"Los 1200 pesos son un adelanto que nos permitirá elaborar una propuesta para la paritaria final de marzo", dijo a LA NACION el referente de la UTA Roberto Fernández, que se integró hace un puñado de semanas a la alianza sindical que conformaron los opositores Hugo Moyano y Luis Barrionuevo.
La tendencia que se trazó en enero podría seguir por la misma huella en el mes actual. Entre otros, será ahora el turno de los docentes nacionales, un convenio que serviría como referencia para las subas en el resto de las provincias. Además, será la paritaria en la que el Estado, en su rol de empleador, mostrará su capacidad de negociación y se sabrá qué porcentaje de aumento estaría dispuesto a otorgar.
En las negociaciones preliminares, el Frente Gremial sugirió un pago extraordinario y reabrir la paritaria a mitad de año. Esta alternativa ya fue rechazada por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y por un jerárquico del Ministerio de Trabajo que advirtió que "aceptar paritarias fraccionadas sería acelerar la inflación y generar una excitación peligrosa de la economía".

Tras el último encuentro con el ministro de Educación, Alberto Sileoni, y con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, los gremialistas volvieron a la carga con un rosario de pedidos. Exigen "tomar en cuenta la absoluta insuficiencia del salario fijado en 2013 por el Estado, agravado por la actual coyuntura económica"; piden, además, que "la propuesta para acordar un salario mínimo debe contemplar la defensa del poder adquisitivo del salario frente a las maniobras de empresarios que suben los precios para mejorar su rentabilidad"; reclaman reabrir la paritaria "no más allá de junio, a fin de fijar un porcentaje de incremento razonable", e incluir en la negociación otras condiciones de trabajo, "en procura de concretar un convenio colectivo integral".
Sileoni convocó para pasado mañana a los cinco gremios con el deseo de avanzar en una definición. Un dato: el salario mínimo de un docente es hoy de $ 3416, de acuerdo con la recomposición del año pasado, que se dio de manera unilateral, a través de un decreto. Para 2014, los sindicatos anhelan elevar el sueldo inicial a $ 5000, lo que equivaldría a un alza de 46%.

El Frente Nacional Docente está integrado por la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) -alineada a la CTA kirchnerista, de Hugo Yasky-, y por Sadop, UDA, AMET y CEA, todos ellos agrupados en la CGT oficialista, que encabeza Caló. Entre todos definen los aumentos salariales de alrededor de 900.000 trabajadores docentes de escuelas públicas y privadas subsidiadas.

Entre otros, será ahora el turno de los docentes nacionales, un convenio que serviría como referencia para las subas en el resto de las provincias. ...

El Frente Nacional Docente está integrado por la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) -alineada a la CTA kirchnerista, de Hugo Yasky-, y por Sadop, UDA, AMET y CEA, todos ellos agrupados en la CGT oficialista, que encabeza Caló. Entre todos definen los aumentos salariales de alrededor de 900.000 trabajadores docentes ...

"la propuesta para acordar un salario mínimo debe contemplar la defensa del poder adquisitivo del salario frente a las maniobras de empresarios que suben los precios para mejorar su rentabilidad"; reclaman reabrir la paritaria "no más allá de junio, a fin de fijar un porcentaje de incremento razonable",

Destacamos precisamente el caso de los docentes porque allí se ve precisamente al Gobierno patronal actuando como patrón en la que se considera paritaria testigo, es decir, la que pone el techo para el resto de los millones de trabajadores estatales nacionales, provinciales, municipales.

Por otra parte, la burocracia sindical también juguetea con dos o más paritarias en el año. Esto, con la crisis en desarrollo, no tiene sentido. Si a un ritmo de reducción de la capacidad adquisitiva de nuestros salarios que desmentía los índices truchos del INDEC, del índice Congreso y varios otros de las consultoras patronales, se nos vino la carestía encima en cómodas (y aplastantes) cuotas; al ritmo vertiginoso que está adquiriendo no es posible sino plantearse la actualización mensual para contrarrestar siquiera en parte la actualización diaria de los precios.

Siempre hemos señalado que las paritarias en las condiciones actuales, es decir, entre patrones y traidores de los trabajadores, traen a la situación actual: tenemos salarios que han perdido la carrera contra los precios hace rato, cada vez menos capacidad adquisitiva y el monto de la actualización que la burocracia plantea jamás alcanza para la famosa recomposición de los sueldos.
Habiéndose desatado un saqueo sobre nuestros sueldos en el mes de enero (devaluación mediante) la cosa se torna casi catastrófica.
Por eso justamente ahora, cuando el aumento de precios se desboca al ritmo de la devaluacion del dólar, ahora, cuando la soga nos ajusta el cuello a ritmo diario, la burocracia -que siempre ha boconeado por la postergación de las paritarias- plantea postergaciones, no esgrime las cifras de la realidad y se muestra cautelosa con el Gobierno que, mientras tanto, respeta la lógica de las patronales al aumentar haciendo como que... al pedirle papelitos, informes de costos y otras zonceras a los contadores de los formadores de precios, que por supuesto, no impiden el saqueo a los bolsillos de los laburantes. No es casual: una vez mas, les estan concediendo tiempo y de alguna manera aire para insuflar la mentira de que la cosa esta un poco grave pero que todo puede volver a sus cauces normales.
Las patronales en general siguen a las empresas líderes, que por supuesto, son monopolios que fijan los precios a piacere.


El ejemplo de anteayer, 3 de febrero, es dramático:

shell

 

Ellos consideran serio dar porcentajes. Y consideran que todavía son buenos, porque aumentaron sólo un 12% cuando la devaluación es del 23%...Y claro está: su manera de dar esos porcentajes azotan nuevamente nuestros salarios.

Compañeros: hace rato que los trabajadores venimos pagando una crisis que para el gobierno -como si la lapicera de presidentes y funcionarios actuara como vacuna- nunca llegaba. Mientras, la burocracia sindical rubricaba la expoliación con un refuerzo.
 

Ahora es cuando vienen por todo, a llevarse puesta nuestras vidas y las de nuestras familias.

Ahora, también, es cuando no debemos permitírselo echando por tierra su contubernio negociador de porcentajes o montos chauchas.

Ahora es cuando debemos luchar hasta las últimas consecuencias por un:

 

 SALARIO MÍNIMO VITAL Y MÓVIL IGUAL A LA CANASTA FAMILIAR (HOY 12.000 $) 
ACTUALIZADO MENSUALMENTE SEGÚN EL AUMENTO