A UN AÑO DEL ASESINATO DE MARIANO FERREYRA

A UN AÑO DEL ASESINATO DE MARIANO FERREYRA
A UN AÑO DEL ASESINATO DE MARIANO FERREYRA

 

NO ESTÁN TODOS LOS QUE SON...
imputados en la causa abierta por el crimen: faltan los policías de la Federal y los empresarios de UGOFE (Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia). Aquellos, porque son parte operativa esencial del ataque en que mataron a Mariano, como está más que demostrado; estos, porque son los principales beneficiarios del crimen y proporcionaron recursos para que se cometa.

Unión Ferroviaria, Policía y empresa, son la unidad básica del asesinato.

El Estado, por medio de su Justicia, achicó el banquillo de los acusados a los pocos jefes sindicales y desclasados que gatillaron bajo sus órdenes.
Para algún día quedarán los policías y empresarios y como  ya está planteado en los papeles, por cuestiones mucho menores que el homicidio.

Ayer mismo, a 24 hs. de la movilización, anuncian “La patota al banquillo: El juicio por el crimen de Mariano Ferreyra ya tiene fecha”. Y la patota de que hablan es la restringida a los pocos procesados que hay.

Mientras tanto, todo lo demás sigue sin tocarse y tanto es así que después del asesinato de Mariano, siguieron matando: en el Parque Indoamericano, en Formosa, en Jujuy y siguen y siguen. En una palabra: las fuerzas del orden están armadas y andan sueltas.

Los jueces han puesto a buen resguardo el aparato represivo y sus mandantes y a regañadientes admiten este juicio que, pese al anuncio de que ya tiene fecha, terminará -con viento a favor (que nunca hay)- en agosto del año que viene.
 
El Gobierno de los Derechos Humanos mantiene procesados a miles de luchadores y toma prisioneros cuántas veces le parezca, arma causas truchas como la del Pollo Sobrero, o absolutamente inconsistentes como la de Vilma Ripoll. En suma, pareciera que presa de una furia policial judicial por la impunidad de sus amigos que no puede sostener, se venga en las formas que  sean posibles.

Claro está que en el caso de estos dos reconocidos militantes políticos y gremiales, la información se difunde rápida y profusamente. Pero no se puede perder de vista que hay miles en igual o peor situación.

Es inevitable que se luche en el terreno judicial contra tanta injusticia y esa es la pesada carga de los militantes de organizaciones gremiales, políticas, de Derechos Humanos asignados a ese quehacer concreto.

Pero esto se  definirá con el tesón que pongamos en cada paro, en cada movilización y cada acción de difusión de la denuncia, como también en el grado de contundencia que pongamos para resistir al Estado y sus brutales brazos armados, oficiales y para policiales. Los atentados contra los trabajadores de la Línea 60 y sus familias, así lo demuestran.

Continuar día a día ganando la calle contra la represión es de esencial importancia.

Por Mariano, por los muertos de Formosa, de Jujuy, de Capital Federal. Por los luchadores perseguidos. Por el mismo futuro de nuestra lucha que sin autodefenderse sufrirá los ataques de la bestialidad cebada de las patotas mercenarias al servicio del capital.

1-Perpetua a Pedraza y a toda la patota que asesinó a Mariano Ferreyra e hirió a Elsa y a los otros compañeros.

2-Juicio y castigo a los policías, responsables políticos y empresariales cómplices del crimen. Que los policías sean juzgados por los que les cabe, partícipes necesarios de un homicidio.

3- Castigo a los ejecutores del atentado a Daniel Farella, delegado de la línea 60. Enfrentar a las patotas por todos los medios.

4-Juicio y castigo a los responsables de los crímenes de todos los militantes populares asesinados desde entonces, los compañeros Qom, los del Parque Indoamericano, los de Jujuy.

5- Libertad a Oñate y a Olivera. Desprocesamiento de Sobrero, Portorreal, los delegados ferroviarios, Frig. Rioplatense, Paty, Kraft, Línea 60, Pepsico Snacks, Donnelley, Fate, Teatro Colón, Hospital Garrahan, Disco/Jumbo y los más de 6.000 procesados por luchar por nuestros derechos.

6- Fuera los agentes de Pedraza y los privatizadores del ferrocarril. Por su renacionalización, bajo gestión de los trabajadores
.