Solidaridad con Cacho Calarota

El desarrollo de la política antipopular en la Universidad Nacional de Rosario continúa su marcha a paso firme. En un nuevo capítulo del empleo de prácticas propias de la última Dictadura, el infame Rector Maiorana arremete ahora contra el docente de la Facultad de Humanidades y Artes, “Cacho” Calarota. Este último ha sido cesanteado de su cargo, y la excusa artificiosa que en esta ocasión han encontrado Darío Maiorana y su séquito ha sido una evaluación con resultado negativo en el desempeño como docente.

No hay que ser muy astuto para entender que se trata de una clara persecución política a un profesor que siempre ha rebasado sus tareas como académico para brindar su mano en cuanta lucha emprendamos los estudiantes contra el oscurantismo imperante en la Universidad. Así como también es superflua la aclaración de que el método utilizado para echar a “Cacho” es totalmente fraudulento e infundado, siguiendo la línea de la lógica utilizada por el Radicalismo en toda la UNR. Además, no es menor el hecho de que “Cacho” sea delegado gremial de la COAD desde hace ya muchos años. Por el contrario, esto agrava la cosa sobremanera, ya que si echan de una forma tan descarada a un representante gremial, ni imaginarse que harán con los docentes opositores que no gocen de esa condición. Pero al margen de este intento de disciplinamiento al arco de profesores opositores, por sobre todas las cosas esto significa el perfeccionamiento del plan de entrega que va en franco ascenso. Militarizaron la Universidad, desmantelaron los planes de estudio para llenar de contenido a los postgrados pagos que nada tienen de públicos y gratuitos, persiguen a estudiantes y docentes, ahora echaron a “Cacho” y lejos de detenerse van por más.

Pero el punto, como mencionamos antes, es que Calarota es un luchador que ha estado presente en todas las peleas emprendidas por los docentes o por el movimiento estudiantil, como el año pasado durante la lucha en Humanidades y Artes en contra de la militarización de la misma, maniobra encabezada por el Decano Musitano, triste marioneta de Maiorana. Es esto lo que el Radicalismo no tolera. No soporta las pronunciaciones ni las acciones en contra de su corrupto gobierno, y en este caso como en tantos otros, no ha tomado ningún tipo de reparo y ha echado a andar su aceitado aparato de persecución y represión.

Este hecho amerita recordar algunos ejemplos distinguidos del macabro proceder de la administración del “Chancho” Maiorana, de manera tal de comprobar su consecuencia con las prácticas antipopulares: quien hoy echa a “Cacho” de la Universidad es el responsable de haberle pagado una indemnización de $30.000 al integrante de la patota del Ejército durante la última Dictadura, Jorge Walter Pérez Blanco, destacado servicio de inteligencia en la UNR en aquel período. Asimismo, en el año 2007, en instancias de la elección de Decano en Humanidades y Artes, cuando Maiorana pasó la noche junto a Daniel Musitano (hoy Decano, por aquel entonces candidato a ocupar el cargo) y los consejeros de la Franja Morada en Sede de Gobierno para evitar que los estudiantes en lucha evitemos la antidemocrática elección, un estudiante fue secuestrado y torturado psicológicamente por las fuerzas de choque de este personaje aproximadamente por el lapso de una hora, en el momento en que se intentaba impedir la fraudulenta elección. Estos dos ejemplos que hablan por sí solos se enmarcan en una clara estrategia de persecución a estudiantes y docentes opositores al nefasto régimen radical.

En tiempos en que la crisis toma dimensiones exorbitantes, nuestra Universidad es un fiel reflejo de cómo las “salidas” propuestas por el Imperialismo golpean de lleno a los países con gobiernos cipayos. En este sentido, Maiorana y su camarilla son los principales responsables de abrirle las puertas al Imperio para que implemente sus políticas de aniquilamiento de la Educación pública y gratuita. Y cualquier propósito de oposición a estos planes de vaciamientos se topará con la represión del radicalismo en la UNR. Hoy la agresión apunta a “Cacho”, y a medida que la situación arrecie no caben dudas de que la protección del “orden” en nuestra Universidad se asegurará a cualquier costo.

El paro por parte de la COAD y la toma de la Facultad de Humanidades y Artes urgen como primeras medidas a tomar a modo de solidaridad concreta con “Cacho” Calarota y para hacer frente al avance de la política antipopular y privatista.

Paro, toma y plan de lucha por:
Reincorporación inmediata del docente Luis "Cacho" Calarota
Fuera el Gobierno corrupto de Maiorana y toda su camarilla

Estudiantes de Base en el
PLENARIO OBRERO Y POPULAR
edbpop@yahoo.com.ar