Estudiantes

Medidas contundentes para ganar esta lucha

Los estudiantes y Docentes nos encontramos frente a una situación de emergencia. La política de ajuste a la Educación Publica sostenida por el Gobierno Nacional, Maiorana y aplicada a rajatabla en nuestra Facultad por Musitano se hace sentir cada vez con más fuerza.

Los problemas más acuciantes, aquellos que requieren de una solución inmediata, son la falta de bandas horarias que amenaza con empujar a la deserción, de cara al comienzo del segundo cuatrimestre, a los compañeros que trabajan o que viven lejos. No solo tienen políticas para echar a los trabajadores de la Universidad sino que también persiguen a docentes opositores argumentando excusas basuras como por ejemplo adelanto de jubilaciones. En este caso la persecución recae sobre los profesores Carlos Cantore y Sabina Florio. A esto se suma la falta de un Edificio único para los que estudiamos en Bellas Artes, teniendo que trabajar en pasillos como en el caso de Dibujo I por tener dimensiones escasas o como en el caso de Escultura que no la cursamos en la Facultad sino en una casita del Centro por no tener aulas. Seguir Leyendo »





Enfermeria: Profundicemos la lucha

El conflicto en Enfermería es una muestra cabal de la situación de nuestra Educación Pública.  Sin edificio propio, con cargos docentes con contratos basura, con los jefes de trabajos prácticos laburando Ad honorem, con promesas incumplidas de becas, y con presupuestos escaso, entre otros problemas, los estudiantes no aguantamos más y hemos decidido hacer escuchar nuestra bronca. Seguir Leyendo »





16 de Septiembre “La Noche de los Lápices”

Un 16 de Septiembre de 1976 los estudiantes secundarios de La Plata fueron secuestrados en un operativo de la dictadura militar denominado “La Noche de los Lápices”. Lejos de reivindicar a los compañeros como unos ingenuos muchachos que pretendían el boleto estudiantil, estas breves palabras pretenden acercarnos a la verdad, en principio porque aquellos jóvenes que no superaban los 18 años de edad pertenecían a las organizaciones combativas de aquella época. Lo que los convertía en militantes, que no solamente participaban de un frente concreto, sino también en militantes de una política con objetivos claramente definidos. En aquel momento muchas de estas organizaciones se planteaban seriamente como objetivo la patria socialista. Sin duda la dictadura militar apunto su dedo hacia los compañeros que osaron desafiarla movilizándose en las calles planteando tal reivindicación como un enfrentamiento claro al gobierno militar.
 


Tagged:  


LA LUCHA DE LOS SECUNDARIOS EN CAPITAL

Hace unos días los estudiantes secundarios de Capital, mediante la toma de colegios, emprendieron un plan de lucha frente a la decisión del gobierno de la Ciudad del ultramontano Macri, de realizar un recorte de becas. Cerca de 42.000 becas (el 50%) fueron negadas a los estudiantes secundarios por un “cambio de criterio” que esconde la intencionalidad del gobierno de recortar el presupuesto para educación.

Como no podía ser de otra forma el gobierno del PRO, fiel a su desembozado fascismo, lanzó una campaña persecutoria contra los estudiantes que se organizaron para la lucha, pidiendo “listas negras” a los directivos, sancionando a aquellos docentes que apoyaran los reclamos estudiantiles y ordenando operativos policiales en las escuelas tomadas.

Este nuevo ajuste a la educación pública empeora aún más las condiciones de las escuelas que, como vienen denunciando los compañeros, se encuentran en una crisis edilicia y presupuestaria.

Esta situación no se da únicamente en Capital, y mucho menos en un solo nivel de la educación. Las Universidades sufren las mismas carencias, así como los Institutos terciarios. En este caso puntual, los sistemas de becas, son totalmente insuficientes, cuando no, manejados por las agrupaciones estudiantiles oficiales de forma clientelar. Y la realidad, y mucho más ahora frente al aumento exorbitante del costo de vida, es que muchos compañeros dependen de estas becas para poder seguir estudiando.

No es una excusa que “no hay plata”, o que “no hay margen” cuando sabemos que se pagan sumas siderales en subsidios a las grandes empresas privadas, o se las favorece costeando los gastos de sus meganegociados con dinero del Estado. Un caso de notoria resonancia fue la reestatización de Aerolíneas, donde los Kirchner decidieron que el pueblo debe hacerse cargo de la deuda que Marsans (que compró la firma a Iberia en 2001, quien la había adquirido durante las privatizaciones menemistas) dejó después de haber fundido la empresa. Seguir Leyendo »





Distribuir contenido